INICIO o De lo microscópico a lo macroscópico.

A menudo  la percepción de una realidad, cambiante a cada instante, suscita en mis pensamientos nuevos modos de entender  y procesar toda esa cantidad de información que recibo del exterior. Si bien es cierto que el hecho de aprendeher conlleva toda una reflexión, también el hecho de “entender” conlleva un hecho de asimilación y sedimentación de conceptos. Es por eso que, a pesar de vivir en un momento crítico con las lecturas profundas y los contenido densos, me lanzo a publicar mis pensamientos (que no le interesan a nadie, ni falta que hace) en este pequeño rincón de la red. Una situación paradójica, a pesar de entender que ni yo mismo podría leer todos mis pensamientos en una sola tacada, y que en muchos ocasiones aborrezco mis propias filosofías de vida, sin embargo, considero que debo alimentar ese gusano que llevo dentro y que pide de mi arrojar hacia el exterior todo aquello en lo que pienso/reflexiono/veo o a veces simplemente quiero contarle al resto. Por eso, hoy, he decidido volver a hacer aquello que durante casi 4 años de mi vida anduve haciendo y que abandoné por motivos aún hoy desconocidos. Espero que la Sra. Fletcher se encargue de ello. Mientras, iniciaremos las divagaciones pertinentes a medida que transcurran los efectos del tiempo sobre mis neuronas (microscópicas) sadomasoquistas del pensamiento (in)humano (macroscopicos).

Anuncios