IN MEMORIAM [1941-2012] [Reflexión]

por pepquilezlectures

Siempre que oigo el álbum de Stone Flower de Tom me acuerdo. Es inevitable des de que supe que él se lo enseñó a mi padre.
Largas conversaciones dieron palabras a mis recuerdos borrosos sobre que sucedió antes de que yo pudiera vivir su juventud. Mis abuelos, mis tíos, mis primos, todo iba quedando redactado en sus palabras. Y yo rescribía las mías. Conversaciones en las que no había más voluntad que la de mostrar un pasado al que nunca pude acceder por boca de sus progenitores. Recuerdos que construyeron una imagen más auténtica de lo que me transmitieron sus genes. Al final uno se acaba conociendo más cuando oye el origen (relativo) de las cosas.
Puse mis manos y mi capacidad de trazado, para que él pudiera dibujar. Dibujar ideas, proyectos y elementos mecanizados que salían de lo que hoy ya son 3 generaciones. Más de 60 años se guardan en papeles desgastados, archivos y documentos virtuales. Ahora solo quedan recuerdos borrosos, algunos tenues, otros más nítidos, pero al fin y al cabo solo recuerdos.
Fue aquello que llaman referente, quizá porque cuando ya no estás, sólo recuerdan todo lo bueno que fuiste (muy despreciable tendrías que ser para que no pudieran recordarte así). Pero en el fondo así fui. En mi caso, se que hizo algo más que de director de orquesta.  Acogió bajo su capa de acero, la vulnerabilidad de quién lo necesitó, y gracias a él ahora podemos decir que salimos de aquello. Aunque mi conciencia de entonces no me permitiera distinguir más que su rostro.
No podría acogerme a palabras absurdas y cargadas de flores para llamar en última instancia a su perfil de profeta, sin embargo doy por hecho que así fue. Tuvo una vida cargada de emociones, sentimientos y contrastes. Una plenitud aparentemente correcta pero de la cual supo siempre salir glorioso. Fue quién fue, porque trabajo para ser así. Se lo ganó el respeto de los productores, de los producidos y de los que quieren producir. Se ganó el respeto de las fieras de la selva. Se ganó 3 generaciones. Se ganó 4 fantásticos hijos. Se ganó el cariño de su hermano y de su hermana. Y el de sus sobrinos, los cuales no le recordaremos por el vacío que deja sino por el lleno que nos ha marcado su presencia durante tantos años. No suelo ser persistente en agradecer o hablar de alguien, pero me acuerdo mucho de él con pequeños detalles de la vida y eso hace que siga están vivo. En alma y no cuerpo, pero vivo al fin y al cabo.
No ploro pel desconsol sinó per ensenyar-me el valor que té lluitar amb la vida i no en contra. Espero que sigui el que sigui que hi hagi allà on vagis, tinguin sempre un paper i un llapis amb un tocadiscos on no pari mai de sonar Tom Jobim. LQE descansa tranquil, ara ja no cal patir.
P.Q.

Anuncios